En camino a la paternidad

Por: Rodsella Aragundi, Psicóloga y Psicoterapeuta @aragundipsicologa

El convertirse en papá por primera vez es un momento significativo en la vida del hombre. Para muchos, se trata de un momento con emociones encontradas, desde la alegría y la felicidad hasta el miedo y la ansiedad. Además de estos sentimientos, la paternidad también puede verse como un desafío y responsabilidad que se pueden sentir abrumadores.

Pero ¿cómo los padres pueden manejar mejor los desafíos emocionales y prácticos que surgen durante este tiempo de cambio?La preparación para la paternidad comienza mucho antes del nacimiento de un hijo/a. Se deben considerar no solo los aspectos financieros y prácticos, como dónde va a dormir el bebé, la cuna y la compra de ropa, pañales, entre otros. Pero también los cambios emocionales que esto conlleva.

El proceso de adaptación a esta nueva normalidad y a los cambios emocionales que conlleva el ser padre por primera vez, puede canalizarse al hablar abiertamente con la pareja, amigos y familiares y compartiendo sus preocupaciones y expectativas. Sirve de mucho tomarse el tiempo para leer sobre el tema para tener una idea realista de lo que puede esperar. Tanto la comunicación y la información pueden ayudar a los futuros papás a sentirse más preparados y confiados.

Expectativas Y Realidades

Uno de los mayores desafíos que enfrentan los padres primerizos son entre sus expectativas y la realidad de la paternidad. Si bien muchos padres están emocionados por la llegada de su hijo, también pueden estar preocupados por no tener suficiente tiempo, energía o recursos para criar bien a su hijo.

Es válido afirmarse a uno mismo que la perfección no es posible y que es normal tener altibajos emocionales. Cualquier padre cometerá errores, pero es más importante tomar responsabilidad y aprender de los errores para mejorar en el futuro. El crecimiento como padres es un proceso que dura toda la vida y que está en constante cambio.

Cambios En La Relación De Pareja

La llegada de un hijo también puede tener un impacto importante en la relación de pareja. La atención y el tiempo que los padres tienen que dedicar a su hijo pueden hacer que encuentren menos tiempo para cultivar su relación. Una forma de superar esto es hacer una planificación efectiva, donde los padres reserven un tiempo para estar juntos y conectarse emocionalmente.

Además, se sugiere que los padres compartan las tareas del hogar y la crianza. La idea de que la responsabilidad de la crianza pasa únicamente por la madre es un pensamiento arcaico. Ambos padres deben trabajar juntos como un equipo y frente unido.

En conclusión, ser padre por primera vez es un momento emocionante y desafiante que puede tener un impacto significativo en la vida de una persona. La planificación, la comunicación abierta y la comprensión de las expectativas y la realidad de la paternidad son elementos cruciales para tener éxito en la crianza de un hijo.

Además, enfatizar la idea de que la educación y la psicología son herramientas fundamentales para facilitar este proceso. Un padre bien informado, atento a las necesidades emocionales de su hijo/a y podrá manejar los desafíos que se den en el camino de la paternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *